• Admin

019 “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva”


Testimonio de una familia española que va de misiones durante la Semana Santa, dicha familia nos comparte lo que significó para cada miembro vivirla así, es una experiencia que te hace crecer en el conocimiento y amor a Dios, al compartir su fe, la de ellos se alimenta con todo lo que reciben, que siempre es mucho más de lo que se da.


19 Id por todo el mundo...
.pdf
Download PDF • 129KB

Reflexión Evangélica: Mc 16, 15-18


Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.»



Revisión de compromisos y oración espontánea


Caso de vida


https://youtu.be/2JjcQnQmWq8

Testimonio de una familia española que va de misiones durante la Semana Santa, dicha familia nos comparte lo que significó para cada miembro vivirla así, es una experiencia que te hace crecer en el conocimiento y amor a Dios, al compartir su fe, la de ellos se alimenta con todo lo que reciben, que siempre es mucho más de lo que se da.

Dios bendice no solo a los misionados sino también a los misioneros. Son familias que tienen muchos años viviendo así la Semana Santa y que después de vivir la experiencia, no conciben vivirla de otra forma.

También hay un testimonio de una chica, que a los 17 años se convirtió a la fe católica y fue bautizada, nos comparte lo que significo encontrarse con Cristo y como esto ha cambiado su vida.


A continuación se les ofrecen algunas ideas para desarrollar el encuentro.

Son sólo sugerencias de apoyo para quien lo dirija.




Preguntas para reflexionar el caso


¿Estás consciente que el llevar el Evangelio a toda creatura es un mandato de Cristo, no una opción?

¿Te das cuenta que cuando sigues este mandato, como católico, experimentas una gran felicidad y plenitud?

¿Por qué crees que es así?

¿Lo has experimentado?

¿Sabes lo importante que es el testimonio para quienes te rodean, el ver que tú puedes y debes ser un discípulo de Cristo?

¿Qué crees que experimentan las personas que viven la experiencia de lo que son las misiones?

¿Por qué una vez que viven esto ya no conciben vivir otra Semana Santa de otra forma?

¿Si no has vivido unas misiones, te gustaría hacer la experiencia?


Causas y consecuencias

Porqué sucedió esto y qué efectos genera


Causas

· Amor a Cristo

· El querer compartir la felicidad de experimentar a Cristo en tu vida

· El testimonio de quienes han vivido la experiencia de las misiones

· Fidelidad a las mociones del Espíritu Santo

· Sentirte parte de la Iglesia

· El conocer el mandato de Cristo, “Ir por todo el mundo y anunciar la Buena Nueva”

· Hacer la Voluntad de Dios


Consecuencias

· Felicidad

· Plenitud

· Amor al prójimo

· Alegría

· Confianza en Dios

· Gozo



¿Qué diría el mundo?

Explicar la forma de pensar del mundo ante el caso expuesto


Los criterios del mundo te llevan siempre a verte solo a ti, lo que tú quieres y a dejarte llevar por tu ego.

Aprovecha tus vacaciones de Semana Santa

“vete a divertir”,

“vive la vida”,

“vida solo hay una y no puedes desaprovecharla en cosas que no te van a redituar nada”.

Haciendo con esto que no te des cuenta que solo el darte a los demás, es lo que da felicidad y plenitud.


¿Qué diría Cristo?

Pasajes bíblicos que iluminen el caso


Mt 28, 19-20

Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia.

Mc 10, 28-30

Entonces Pedro le dijo: «Nosotros lo hemos dejado todo para seguirte.» Y Jesús contestó: «En verdad les digo: Ninguno que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o campos por mi causa y por el Evangelio quedará sin recompensa. Pues, aun con persecuciones, recibirá cien veces más en la presente vida en casas, hermanos, hermanas, hijos y campos, y en el mundo venidero la vida eterna. Jn 4, 14-15

Pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna. Le dice la mujer: Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla.

Mc 8, 34-36

Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará. Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida? Mc 1, 17-20

Jesús les dijo: «Venid conmigo, y os haré llegar a ser pescadores de hombres. Al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él.

Mt 9, 9-12

Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme.» El se levantó y le siguió. Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al verlo los fariseos decían a los discípulos: ¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?» Mas él, al oírlo, dijo: No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal.





¿Qué diría la Iglesia?

Referentes doctrinales que iluminen el caso


Papa Francisco

Contemplar su testimonio misionero nos anima a ser valientes y a pedir con insistencia «al dueño que envíe trabajadores para su cosecha» (Lc 10,2), porque somos conscientes de que la vocación a la misión no es algo del pasado o un recuerdo romántico de otros tiempos. Hoy, Jesús necesita corazones que sean capaces de vivir su vocación como una verdadera historia de amor, que les haga salir a las periferias del mundo y convertirse en mensajeros e instrumentos de compasión. Y es un llamado que Él nos hace a todos.


Actuares y compromiso

Se dan unas sugerencias, pero cada equipo debe pedir luz al Espíritu Santo para ellos.


En equipo

· Rezar un misterio del rosario en familia, por todos los misioneros del mundo y por todas las personas que están en un camino a la conversión, para que el testimonio de nosotros los católicos siempre sea de un darse a los demás y un buscar ante todo la Voluntad de Dios.

· Hacer conscientes a todas las personas que tenemos cerca de la importancia del mandato que Cristo nos da en cuanto a ser sus discípulos “Ir por todo el mundo y anunciar el Evangelio a toda creatura”.

· Preguntarse qué tipos de “misiones” podemos hacer durante el año, en nuestras familias, amigos y trabajos.




Oración final



126 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo