• Admin

029 Valorar el don de la Eucaristía


El Arzobispo de Denver (Estados Unidos), Mons. Samuel Aquila, recordó a los fieles que en la hostia consagrada “estamos recibiendo al mismo Cristo”.







029 Valorar el don de la Eucaristía
.pdf
Download PDF • 103KB

Reflexión Evangélica: Mt 26, 26-28

Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed; éste es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos: porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de sus pecados.»


Revisión de compromisos y oración espontánea


Caso de vida

Arzobispo anima a ser conscientes de qué es la Eucaristía: “Puede transformar tu vida” El Arzobispo de Denver (Estados Unidos), Mons. Samuel Aquila, recordó a los fieles que en la hostia consagrada “estamos recibiendo al mismo Cristo”. Mons. Aquila recordó a los católicos “que cuando recibimos la Eucaristía, realmente estamos recibiendo a la segunda persona de la Trinidad”. “Estamos recibiendo al mismo Cristo”, señaló, y “estamos llamados a tener una relación íntima con Él”. El Arzobispo dijo que en las Misas, “siempre les pido a los fieles que, cuando regresen a su banco después de recibir la Eucaristía, no escuchen las distracciones que puedan estar ahí o piensen, 'tengo que ir a hacer esto, tengo que hacer aquello'”. "Realmente tómate el tiempo para alabar y adorar a Cristo, habla con Cristo para llevarle tus preocupaciones y ora por los demás y por ti mismo, sabiendo que Él está ahí como tu amigo y es quien te conoce mejor que tú mismo". Mons. Aquila afirmó que este encuentro a través de la Eucaristía “es esa relación personal e íntima que todos los santos han tenido, y todos estamos llamados a ser santos, lo creamos o no”.

Tenemos que dejar de escuchar la voz del diablo, que dice: 'No, no estás llamado a ser santo' o 'nunca serás santo'”. En cambio, dijo, "abran sus corazones al Señor".


A continuación se les ofrecen algunas ideas para desarrollar el encuentro. Son sólo sugerencias de apoyo para quien lo dirija.

Preguntas para reflexionar el caso

¿Estás consciente de que Cristo está real y verdaderamente presente en la Eucaristía? ¿Qué te lleva a recibir la Eucaristía? ¿Crees que es don o regalo? ¿Cuándo lo recibes, le das la importancia que tiene? ¿Te mueve a dar gloria? ¿Lo agradeces?

Causas y consecuencias

Porqué sucedió esto y qué efectos genera

Causas

- El anhelo del hombre por encontrarse con Dios, con su creador

- El hambre del hombre ante algo superior a él.

- El anhelo por sentirte amado

Consecuencias

- Comunión con Dios y con los demás

- Felicidad

- Plenitud

- Paz

- Alegría

- El reconocerte creatura

- Trascendencia



¿Qué diría el mundo?

Explicar la forma de pensar del mundo ante el caso expuesto

El mundo te hace creer que solo lo que puedes ver con ojos y tocar materialmente es lo que existe, como Santo Tomas, “hasta no ver, creer”. Nos hace ser incrédulos, sobre todo en lo que es espiritual y trascendente, lo inefable no lo entiende.


¿Qué diría Cristo?

Pasajes bíblicos que iluminen el caso

Lc 22,14-20 "Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: «Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros. Mc 14,22-24 Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomad, este es mi cuerpo.» Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos.» Lc 24, 28-31 Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado.» Y entró a quedarse con ellos. Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado.


¿Qué diría la Iglesia?

Referentes doctrinales que iluminen el caso

Papa Francisco La Eucaristía no es el premio de los santos, sino el Pan de los pecadores” “Jesús se hace frágil como el pan que se rompe y se desmigaja. Pero precisamente ahí radica su fuerza. En la Eucaristía la fragilidad es fuerza: fuerza del amor que se hace pequeño para ser acogido y no temido; fuerza del amor que se parte y se divide para alimentar y dar vida; fuerza del amor que se fragmenta para reunirnos en la unidad”

Actuares y compromiso

Se dan unas sugerencias, pero cada equipo debe pedir luz al Espíritu Santo para ellos.

  • Acudiré a la confesión para recibir a Cristo en la Eucaristía, alabándolo y dándole gloria.

  • Hablaré con las personas cercanas sobre el gran don y regalo que es la Eucaristía

  • Esta semana acudiré a misa y comulgaré recibiendo a Cristo con una gran devoción


Oración final

222 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo