• Admin

005 El Reiki y el anhelo del corazón de todo ser humano




El encuentro con Cristo transforma a una seguidora del Reiki.





005 El Reiki y el anhelo del corazón de todo ser humano
.pdf
Download PDF • 264KB

Reflexión Evangélica: Jn 8, 1-11

Jesús, por su parte, se fue al monte de los Olivos.

Al amanecer estaba ya nuevamente en el Templo; toda la gente acudía a él, y él se sentaba para enseñarles. Los maestros de la Ley y los fariseos le trajeron una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La colocaron en medio y le dijeron: «Maestro, esta mujer es una adúltera y ha sido sorprendida en el acto. En un caso como éste la Ley de Moisés ordena matar a pedradas a la mujer. Tú ¿qué dices?»

Le hacían esta pregunta para ponerlo en dificultades y tener algo de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como ellos insistían en preguntarle, se enderezó y les dijo: «Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le arroje la primera piedra.» Se inclinó de nuevo y siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos, hasta que se quedó Jesús solo con la mujer, que seguía de pie ante él. Entonces se enderezó y le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?»

Ella contestó: «Ninguno, señor.» Y Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete y en adelante no vuelvas a pecar.


Revisión de compromisos y oración espontánea


Caso de vida

https://youtu.be/BSZ6gDW3OG4


Trata de una diseñadora de modas que desde pequeña tenía inquietud de saber el porqué y para que estaba en este mundo, así que siempre estaba buscando aquello que anhelaba su corazón, encontró a una persona que la invito a entrar en el REIKI, ella lo describe como un horror, fue avanzando en los diferentes niveles, pero también empezó a darse cuenta que la invadía una gran tristeza, pesadillas por la noche y una gran inquietud y angustia, hasta que un día encontró una amiga que la invito a asistir a un retiro, ella accedió y ahí tuvo una gran conversión, encontró a Jesús, describe lo que esto significó para ella, cómo Cristo la sanó y cómo trasformó su vida, convirtiéndose en una gran apóstol.



A continuación se les ofrecen algunas ideas para desarrollar el encuentro.

Son sólo sugerencias de apoyo para quien lo dirija.


Preguntas para reflexionar el caso

¿Estás consciente de lo fácil que es perdernos si no tenemos claro hacia dónde vamos?

¿Qué es lo que buscamos en la vida?

¿Cómo el mundo y la superficialidad nos llevan a un camino equivocado, que solo nos deja vacíos e infelices?


¿Te das cuenta de cómo en el fondo de todo ser humano existe un anhelo que solo Dios puede llenar? ¿De cómo siempre existe una búsqueda en el hombre del porqué y para que estamos en este mundo?

¿Te das cuenta de que una vez que encontraste a JESUCRISTO, ya no eres la misma persona, ni puedes dejarlo jamás?


Causas y consecuencias

Porqué sucedió esto y qué efectos genera


Causas

· No buscar la verdad y conformarte con lo que el mundo te dice y te hace creer.

· La búsqueda de aquello que anhela tu corazón en un lugar equivocado.

· La superficialidad.

· Ambientes mundanos.

· Amistades equivocadas.

· Tristeza.

· Angustia.

· Infelicidad.


Consecuencias

· Felicidad de encontrar el sentido de todo.

· Plenitud.

· Alegría.

· Amor a la vida.

· El quererlo compartir (convertirte en apóstol).

· Caridad.

· Empatía.

· Entusiasmo.


¿Qué diría el mundo?

Explicar la forma de pensar del mundo ante el caso expuesto

El mundo nos invita a buscar ese anhelo que tiene nuestro corazón en lo exterior, en la superficialidad, en el poder, en el dinero y esto hace que nos equivoquemos y que tarde que temprano experimentemos una sensación de vacío y de infelicidad llevándonos muchas veces adicciones en las que se pierde nuestra vida.


¿Qué diría Cristo?

Pasajes bíblicos que iluminen el caso


Jn 4,5-19 Entonces la samaritana le dijo: "¿Cómo Tú, judío, me pides de beber a mí que soy mujer samaritana? Porque los judíos no tienen comunicación con los samaritanos". Jesús le respondió y dijo: "Si tú conocieras el don de Dios, y quien es el que te dice: Dame de beber, quizá tú le hubieras pedido a Él, y Él te habría dado agua viva". Ella le dijo: "Señor, Tú no tienes con qué sacar, y el pozo es hondo; ¿de dónde entonces tienes esa agua viva? Acaso eres Tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebió él mismo, y sus hijos y sus ganados?"

Respondió Jesús: "Todos los que beben de esta agua, tendrán de nuevo sed; mas quien beba el agua que Yo le daré, no tendrá sed nunca, sino que el agua que Yo le daré se hará en él fuente de agua surgente para vida eterna". Dijo la mujer: "Señor, dame esa agua, para que no tenga más sed, ni tenga más que venir a sacar agua". Él le dijo: "Ve a buscar a tu marido, y vuelve aquí". Replicó la mujer y dijo: "No tengo marido". Jesús le dijo: "Bien has dicho: "No tengo marido"; porque cinco maridos has tenido, y el hombre que ahora tienes, no es tu marido; has dicho la verdad". Dejó la mujer: "Señor, veo que eres profeta.


Mt 9, 9-13 En aquel tiempo, cuando Jesús se iba de allí, al pasar vio a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al verlo los fariseos decían a los discípulos: «¿Por qué come su maestro con los publicanos y pecadores?» Mas Él, al oírlo, dijo: «No necesitan médico los que están sanos sino los que están enfermos. Ir, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».

Lc 19,1-10 Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad. Resulta que había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico. Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura. Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol sicómoro para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa. Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa. Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador». Pero Zaqueo dijo resueltamente: «Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes y, si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea».

«Hoy ha llegado la salvación a esta casa -le dijo Jesús-, ya que este también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.»


¿Qué diría la Iglesia?

Referentes doctrinales que iluminen el caso

PAPA FRANCISCO :

La conversión es una gracia que hay que pedir con fuerza a Dios. Nos convertimos verdaderamente en la medida en que nos abrimos a la belleza, a la bondad y a la ternura de Dios. Entonces dejemos lo que es falso y efímero por lo que es verdadero, bello y dura para siempre.


Actuares y compromiso

Se dan unas sugerencias, pero cada equipo debe pedir luz al Espíritu Santo para ellos.

Rezo de un misterio del Rosario por la conversión de nuestra familia y nuestros amigos

En equipo invitar algún amigo o persona cerca de nosotros a que venga al RC o alguna actividad que lo sensibilice a la necesidad de hacer algo por los demás.

Investigar sobre el Reiki y la filosofía que lo sustenta.


Oración final





211 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo